La U.A.J.M.S. presenta publicación del “Primer censo de privados de libertad”

La Universidad Autónoma “Juan Misael Saracho” a través de docentes y estudiantes de las Facultades de Humanidades y Ciencias Económicas y Financieras hicieron un estudio de la realidad y vivencia de los privados de libertad en el penal de Morros Blancos; el mismo se plasmó en la publicación del libro “Primer censo de privados de libertad” (en el recinto penitenciario de Morros Blancos de la ciudad de Tarija).

El estudio realizado servirá para tomar acciones en busca de la reinserción de los privados de libertad en la sociedad. El proyecto que ejecuta la U.A.J.M.S. cuenta con el apoyo de instituciones como la Gobernación del Departamento, la Honorable Alcaldía Municipal, el Defensor del Pueblo, Derechos Humanos entre otros.

Según estudios y la base de datos obtenida, Tarija se constituye en el primer departamento en plantear un censo carcelario, trabajo que se realizó “antes que el Ministerio de Justicia realice un censo nacional”, manifestó Ariel Miranda, Director del Régimen Penitenciario de Morros Blancos. El segundo paso será una labor conjunta desde la Universidad Autónoma “Juan Misael Saracho”, el Régimen Penitenciario, el Defensor del Pueblo y Derechos Humanos, tomando en cuenta los datos obtenidos para la toma de acciones, citando a individuos que padecen de la drogodependencia, retardación de justicia entre otros.

El Rector de la U.A.J.M.S. Ing. Gonzalo Gandarillas, en su intervención resaltó la importancia de la reinserción a la sociedad de los privados de libertad, que según el primer censo se puede observar casos relevantes y que tan solo necesitan un poco de nuestra atención para lograr que estas personas tengan un tratamiento correcto para su futura reinserción social.

Según el informe de la base de datos, sugiere que el estudio debe realizarse de manera individual, considerando que todo individuo que llega a prisión se le debe realizar un programa individualizado de tratamiento, evaluado por el médico, el trabajador social, el psicólogo y posteriormente realizar una propuesta de intervención para favorecer su reeducación.

Además de brindar actividades formativas, laborales y de ocio; actualmente en las cárceles no existen programas terapéuticos, ni específicos ni voluntarios. Un dato que destaca el estudio y las Instituciones Penitenciarias es que tan solo un pequeño porcentaje de presos han completado un programa terapéutico contra estos delitos, por lo que es determinante la celeridad en la toma de acciones a favor de los privados de libertad.